El TAS prohíbe a Rusia competir en los Juegos de Tokio y Pekín

El Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) ha reducido de cuatro a dos años la sanción que pesaba sobre la Agencia Rusa Antidopaje (RUSADA), pero mantiene la prohibición de que Rusia compita con bandera propia en los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Tokio del año que viene y en los Juegos de Invierno de Pekín de 2022.

Inicialmente, la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) había impuesto una sanción de cuatro años a Rusia, que recurrió ante la máxima instancia de la justicia deportiva. Después de un proceso que ha contado con 50 partes intervinientes, incluidos el Comité Olímpico Internacional (COI) y el Comité Paralímpico Internacional (IPC), el TAS dictaminó «por unanimidad que la RUSADA no cumplía con el Código Mundial Antidopaje».

Como consecuencia, el TAS determinó una serie de medidas que estarán en vigor desde este mismo jueves y hasta el 16 de diciembre de 2022, la más importante de ellas que Rusia no podrá competir como país en ninguna competición olímpica o paralímpica, ni en ningún campeonato mundial sujeto a la normativa de la AMA.

Sin embargo, los deportistas rusos sí podrán participar en dichos eventos siempre que no estén sujetos a suspensión impuesta por una autoridad competente y que en su uniforme no figure la bandera rusa, sino las palabras «atleta neutral». Además, el himno nacional ruso no podrá sonar en ningún momento aunque suban a un podio.

Por otra parte, el TAS anunció una serie de condiciones que la RUSADA debe cumplir durante los dos próximos años para poder recuperar su condición de agencia válida. Entre ellas se incluye el pago 1,27 millones de dólares (algo más de un millón de euros), entre otras cantidades, a la AMA por los gastos realizados durante su investigación desde enero de 2019 del laboratorio de Moscú.

Además, durante estos dos años la RUSADA estará al servicio de la AMA para realizar cualquier nueva investigación antidopaje y dará libertad total a los organismos pertinentes para realizar pruebas antidopaje a atletas rusos sin poner trabas de ningún tipo.

El panel de jueces tuvo en cuenta para esta reducción «cuestiones de proporcionalidad» y fundamentalmente «la necesidad de promover un cambio de cultura y alentar a la próxima generación de atletas rusos a participar en un deporte limpio internacional».

Los hechos juzgados se remontan a 2016, cuando un informe de la comisión independiente de la AMA desveló que un laboratorio de Moscú supervisado por el Ministerio de Deportes de Rusia manipuló los resultados analíticos de los atletas y sostuvo una trama generalizada de dopaje durante los Juegos de Invierno de Sochi 2014.

Según dicho informe, dirigido por el abogado canadiense Richard McLaren, durante la cita olímpica de 2014 hubo una trama generalizada de dopaje y manipulación de las pruebas realizadas a los atletas rusos, supervisados por el Ministerio de Deportes.

El informe abordó las acusaciones hechas por el exjefe del laboratorio antidopaje de Moscú, Grigory Rodchenkov, quien dos meses antes había desvelado en el diario The New York Times que los rusos utilizaron sustancias dopantes en Sochi con la aprobación de las autoridades nacionales. Rodchenkov señaló que hasta 15 medallistas rusos en Sochi formaban parte de un programa en el que se cambiaron las muest ras de orina contaminadas por otras limpias.

Fuente: Paralímpicos 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *