Pasado, Presente y Futuro de la Medicina Deportiva

hector cabrera lanzamiento jabalina

Markus Rehm (GER) sprint beim Weitsprung der Männer Klasse T64 mit Prothese waehrend der World Para Athletics Championships am 13.11.2019 im Club for People of Determination in Dubai (Vereinigte Arabische Emirate).

En nuestro país, los inicios de la medicina del deporte pueden situarse hacia 1932

Por Juan Albors Bagá, Hospital 9 de Octubre. Valencia. Enrique Gastaldi Orquin Servicio de Traumatología Deportiva “Clinica Gastaldi”Archivo fotográfico Comité Paralímpico Español

La práctica de actividades deportivas se ha convertido en un fenómeno emergente que se incorpora de forma generalizada al estilo de vida propio de las sociedades desarrolladas, probablemente como consecuencia de la reorientación de hábitos hacia estilos de vida saludables. La relación entre la actividad física y la salud se basa en la evidencia que proporcionan los cada vez más numerosos estudios que han encontrado una influencia positiva del estilo de vida físicamente activo de los individuos  sobre el desarrollo de las enfermedades más prevalentes en la sociedad moderna.

Sin embargo, desde hace siglos el ser humano participa en juegos  y deportes para conseguir un estado mental óptimo. La Medicina Deportiva tiene raíces muy antiguas; ya hace más de cinco mil años, la medicina china y asiática  utilizaba determinados ejercicios  para purificar el cuerpo y el alma. Pero, es en la Grecia antigua donde adquiere su máxima  difusión gracias, especialmente, a los trabajos de Galeno, que resaltaba la importancia de la opinión del médico en las actividades físicas,

Independientemente de la del profesor de educación física: de ahí que muchos designen al médico de Pérgamo como el padre de la Medicina Deportiva.

En tiempos más recientes el carácter científico y la investigación van otorgando mayor  peso y categoría a la disciplina; sin embargo, no fue hasta los Juegos Olímpicos de invierno de 1928, en St. Moritz, cuando un comité  especial decidió realizar el primer congre- so internacional de Medicina del Deporte.

Desde sus inicios, la Medicina del Deporte ha sido una rama multidisciplinaria, no solo para tratar lesiones, sino para prevenirlas y para instruir a los atletas en la competición. El médico alemán Ernst Jokl (1907-1997) se dedicó  a la investigación y desarrollo de esta espe- cialidad con un criterio visionario especial,  primero en Berlín y después como expatriado en Sudáfrica y, finalmente, en los Estados Unidos. Fue fundador del American College of Sports Medicine, la organización de medicina deportiva más prominente de los Estados  Unidos.

El Dr. Augustus Thorndike (1896-1986), profesor de la Universidad  de Harvard escribió obras pioneras en Medicina del Deporte. Él inició políticas para la práctica del deporte competitivo que exigían la presencia de un médico en deportes de contacto y apoyó la idea de que un médico debía decidir si un deportista lesionado podía continuar compitiendo.

En España son cada vez más frecuentes la organización de jornadas de medicina deportiva

En nuestro país, los inicios de la medicina del deporte pueden situarse hacia 1932, cuando el doctor Emili Moragas funda la Mutual Esportiva de Catalunya, que se orientó principalmente hacia la traumatología con el impulso del Dr. Cabot Dalmau. Por este motivo la medicina del deporte se ha venido desarrollando como traumatología del deporte. Posteriormente se crearían la Escuela Catalana de Traumatología del Deporte, la Mutualidad de Futbolistas Españoles y la Mutualidad General Deportiva.

Esta última ha desaparecido en noviembre de 2012. En los Estados Unidos, la Medicina del Deporte es una subespecialidad reconocida desde 1989, con más de 70 plazas para especializarse y unos mil especialistas certificados.

Al contrario, en España, el borrador de Real Decreto de Troncalidad del Ministerio de Sanidad, de 11 de febrero de 2011, declaraba a extinguir la especialidad médica de Medicina de la Educación Física y del Deporte.

Ante esta situación diferentes grupos y Asociaciones, entre los que destacó la Federación Española de Medicina del Deporte (FEMEDE), iniciaron un proceso para impedir que especialidad de Medicina de la Educación Física y Deporte desapareciese. Fue un periodo de tiempo que obligó a un trabajo arduo, a veces agotador, muchas veces desalentador, pero se consideró un tema  de alta trascendencia, hasta que la entonces ministra de Sanidad, Política Social e Igualdad en aquel momento, Sra. Leire Pajín Iraola, en el pleno del Congreso de los Diputados manifestó que “La Medicina de Educación Física y el Deporte, y la Medicina Legal y Forense, que en la actualidad se cursan en régimen de alumnado, serán afianzadas mediante su consideración como especialidades a desarrollar por el sistema MIR (Médico Interno Residente)”. 

Está claro que la Medicina del Deporte no solo abarca lesiones músculo esquelético, sino también problemas que requieren el trabajo en equipo con múltiples especialidades: Cardiología, Neumología, Ortopedia, Fisiología del Ejercicio, Traumatología, entre otras. Además, tiene que contemplar problemas relacionados con  las competencias internacionales como son el efecto del viaje y la aclimatación.

sara martinez atletismo

Una de sus próximas metas es la prevención de lesiones, tanto en los deportistas de alta competencia como en aquellos que lo hacen únicamente por placer o salud. Además se ha de tener en cuenta que un deportista se debe someter a un examen médico de idoneidad general que abarca los estudios cardiocirculatorios, otorrinolaringológicos, oftalmológicos, estomatológicos y a los exámenes complementarios radiológicos, analíticos, etc, sin olvidarse de otras áreas como la nutrición con encuestas dietéticas para conocer la alimentación  del deportista, tanto en calidad como en cantidad, siguiendo con el consejo nutricional sobre horarios de comidas, según entrenamiento  y competición, dietas  precompetitivas  y postcompetitivas, tipos de alimentos, hábitos de comida.

Actualmente, cada vez es mayor  el número de personas que cuando su problema está relaciona- do con la práctica de su actividad física, acuden a un especialista en Medicina del Deporte.

La especialización en esta rama parece necesaria, tanto más cuan- do la práctica deportiva es cada vez más exigente y requiere de unos conocimientos precisos en los que actualmente participan diversas especialidades, con el uso de medios técnicos cada vez más sofisticados que exigen no solo la persistencia de la especialidad, sino su implementación y el concepto de multidisciplinaridad aplicado a la medicina del deporte. Los centros de Medicina del Deporte van en aumento en número; las administraciones autonómicas, habiéndose dado cuenta de que la Medicina del Deporte tiene que estar  con el deporte y los deportistas, apoyan la creación de centros con grandes equipamientos, aunque siempre sujetas a la coyuntura económica y social que, en momentos como el actual, implica escasez de personal y equipamientos.