Anton Zappelli se prepara para la gloria en Tokio 2020

Cuando Anton Zappelli era adolescente y un golfista en ascenso que jugaba en los eventos de Graham Marsh Junior Golf Foundation en el oeste de Australia con un hándicap de tres, nunca soñó que la concentración mental para tener éxito en el golf lo ayudaría en los Juegos Paralímpicos como uno de los mejores Para atletas de rifle del mundo. 

Al igual que el golf, el tiro es un deporte que requiere un enfoque único donde las distracciones externas deben ser ignoradas y los pensamientos personales deben ser totalmente controlados. Deja que tu mente deambule y una puntuación de diez se convierte fácilmente en un ocho o un nueve, del mismo modo que un simple par puede convertirse en un feo bogey o peor. 

“Hay muchas similitudes”, explicó Zappelli. “Lo que más me gusta es la precisión del tiro. Es un juego mental. Una vez que dominas el proceso, todo está en tu mente y en el golf sucede lo mismo.

“Puedes golpear la pelotita a una milla, pero cuando se trata de la presión y el control de tu mente, si no puedes dominar eso es como si no estuvieras jugando”, dijo. 

“Con el tiro es muy similar. Diría que en el máximo nivel es un juego mental en un 99% una vez que tu equipamiento está en orden y tu nivel de habilidad es alto. Luego todo se reduce a lo que hay entre tus oídos”.

El camino de Zappelli para participar en sus segundos Juegos Paralímpicos en Tokio el año que viene ha sido parte de una larga y colorida aventura que lo ha llevado a viajar por Australia y por todo el mundo. 

Es un viaje en el que ha atravesado una montaña rusa de emociones. 

Deporte y rehabilitación

Su vida cambió para siempre en 1989 cuando, a los 17 años, se fracturó la espalda en un accidente automovilístico a 75 kilómetros al noroeste de Kalgoorlie, en el centro de Australia Occidental. Su novia en aquel momento, que no tenía licencia de conducir, perdió el control del coche en una carretera ondulada, chocó con una hilera de hierba cortada de un metro de altura y el coche se volteó de un extremo a otro.  

“Mi fractura es conocida como una fractura común de cinturón de seguridad. El cinturón de seguridad me salvó de atravesar el parabrisas, pero en realidad me quebró la espalda al mismo tiempo”, dijo.  

Necesitó de un largo período de rehabilitación en Perth y admite que fue muy difícil aceptar la pérdida de sus sueños y esperanzas.   

«Antes del accidente, mi vida estaba encaminada. Cuando era joven, estaba muy decidido, tenía muchos objetivos y estaba trabajando para alcanzarlos y la vida se puso delante de mí. Sabía exactamente a dónde iba y, de repente, todo se desvaneció”, dijo. 

Zappelli regresó a Kalgoorlie, pero pronto volvió a Perth porque había pocas oportunidades para una persona en silla de ruedas en los yacimientos de oro.

De vuelta en Perth, fue el deporte y un encuentro casual con Louise Sauvage, la corredora Paralímpica en silla de ruedas, lo que dio un giro a su vida.

“El deporte fue una gran parte de mi recuperación”, dijo Zappelli. “Probablemente fue lo que me calmó. 

“Realmente quería jugar al tenis y me reuní con Louise y ella dijo, nah, nah no quieres jugar al tenis. Tenemos una silla de ruedas de carrera y te servirá, así que ven a entrenar con nosotros, y a partir de ahí empezó todo. A las pocas semanas, estaba entrenando 4-5 veces por semana y me dediqué por completo a las carreras”, dijo. 

Poco después, Zappelli viajó a los Estados Unidos y a Canadá con el equipo de carreras en silla de ruedas de Australia y compitió en la famosa Peachtree Road Race en Atlanta en 1993, donde Australia dominó con Sauvage y Paul Wiggins ganando las carreras en silla de ruedas de hombres y mujeres. 

“Paul fue el primero que rompió la marca de los 20 minutos en los 10km. Yo llegué en el 22º lugar”, recordó. 

Los Juegos Paralímpicos Atlanta 1996 se acercaban y Zappelli estaba destinado a formar parte del equipo. 

Pero conoció a una joven aspirante a cantante llamada Donna Simpson. Ella y su hermana menor Vicki y Josh Cunningham formaron The Waifs, la galardonada banda de folk rock.

En los meses previos a los Juegos Paralímpicos de Atlanta, Zappelli se quemó una pierna en una bañera y no pudo subir a su silla de ruedas. 

La banda The Waifs preparaba una gira por el norte e invitaron a Zappelli mientras pasaba tres o cuatro semanas recuperándose de su lesión. 

“Volé a Broome para reunirme con ellos y no volví. No vi un invierno en cuatro años”, dijo Zappelli, que se convirtió en el ayudante de la banda para encordar y afinar las guitarras. 

“En ese momento, decepcioné a mucha gente en el mundo del deporte, pero la pasé muy bien; cuatro o cinco años viajando por Australia en una silla de ruedas con personas geniales fue algo que no cambiaría”, dijo. 

La banda se disolvió brevemente después de que se mudaron a Melbourne para entrar en la escena musical australiana y Zappelli y Simpson regresaron a Perth. La banda luego decidió renovarse, pero Zappelli optó por quedarse en Perth. 

En 2009, algunos de los amigos de Zappelli hablaban de montar en quadbikes a través de Australia.    

“Me ofrecieron ir con ellos. Después de algunas reuniones, el plan se había hecho más grande que Ben Hur. Decidimos hacer un documental en el que visitaríamos los lugares de nuestros accidentes mientras atravesábamos el país. Mi compañero Jim Cairns, también asistente de producción, convenció a escondidas a mi entonces prometida Kate de que nos casáramos en Uluru”, dijo Zappelli. 

“El documental era básicamente para mostrar que todo es posible si te lo propones, te esfuerzas y lo haces realidad”, dijo Zappelli. 

Visitar el lugar del accidente fue difícil para Zappelli. “No era un lugar agradable para mí”, dijo. 

Sorprendentemente, 21 años después de su accidente, la matrícula de la camioneta de cuatro puertas de los padres de su ex novia seguía estando en el mismo sitio. 

Con su trayectoria en las carreras ya en el pasado, Zappelli estaba buscando un nuevo desafío deportivo y en 2011 fue invitado al campo de tiro.

Atraído por el tiro

Creciendo en Kalgoorlie, Zappelli disparó un rifle de aire en el Club PCYC local y se sintió atraído instantáneamente por este deporte.

“Siempre buscaba un deporte similar al golf, un deporte individual”, dijo. 

En 2014, Zappelli hizo su debut internacional en tiro en los eventos de la Copa Mundial y el Campeonato Mundial en Inglaterra y Alemania y, un año después, consiguió su primera medalla internacional, una plata, en Croacia y también obtuvo una plaza para los Juegos Paralímpicos Río 2016. 

Los Juegos Paralímpicos de Río fueron una experiencia desafiante para Zappelli, ya que no se sentía bien en el vuelo hacia los Juegos y luchó contra los problemas de equipamiento con su rifle. Terminó 18º en rifle de aire mixto 10m propenso SH1 y 36º en rifle de aire mixto 50m propenso SH1. 

En 2017 se recuperó con medallas de bronce en los eventos de World Shooting Para Sport (WSPS) en los Emiratos Árabes Unidos y Croacia y fue nombrado coganador del Shooting Australia’s Para Shooter of the Year con Chris Pitt. 

Su gran forma continuó el año pasado con una medalla de plata en el evento WSPS en Hannover y en el Campeonato Mundial WSPS en Sídney, a solo 0,3 puntos de la medalla de oro.

Estas actuaciones lo llevaron a ser nombrado el Para Shooter of the Year en 2019 y recibió la prestigiosa distinción Ashley Adams Perpetual Athlete of the Year.

Con el apoyo para viajar de West Australian Institute of Sport (WAIS), Zappelli espera con ansias la reapertura de las fronteras para poder comenzar su preparación para los Juegos Paralímpicos de Tokio. 

Fuente: paralympic.org

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *